sábado, 27 de mayo de 2017

Resulta innegable el hecho de que se esperaba una explosión


Magia 'carioca' que no termina de explotar

Resulta innegable el hecho de que se esperaba una explosión total de Neymar esta campaña. El llamado a ser el heredero de Messi parece más preocupado en ocasiones de temas extradeportivos que de rendir al máximo nivel. El nacido en Sao Paulo y capitán de la selección brasileña comenzó jugando al fútbol en el Tumiaru. Tras pasar por varios clubes, recaló en el Santos y empezó a deslumbrar.

Tras una gran experiencia en Brasil, que le llevó a jugar la final del Mundial de Clubes en 2011 ante el Barcelona de Messi, tocaba la aventura de Europa. Una intensa lucha por su fichaje entre Real Madrid y Barcelona desembocó en éxito culé, que se llevaron el gato al agua en una operación cuanto menos controvertida. Neymar no decepcionó y desde la primera temporada dejó destellos de su calidad, augurando una progresión y adaptación rápida.