jueves, 30 de marzo de 2017

La mejor copa confederaciones

Siete campeones y Rusia suspirarán por él en junio, pero antes el trofeo de la Copa FIFA Confederaciones hizo una escala en las instalaciones de Reforma.

Con el mítico "ataja penales" Sergio Goycochea como embajador y con lectores del periódico como invitados, el trofeo de bronce enchapado en oro, de 8.6 kilos y 40 centímetros de altura fue la sensación en su visita por México.

Así como Goycochea tenía imán con el balón cuando le tiraban desde los 11 pasos, así cargó la Copa, como exigía el protocolo ya que sólo un campeón puede tocarla.

Y Sergio se coronó en la primera edición del torneo, en el entonces torneo Rey Fahd, en 1992.

El ex portero y ahora periodista deportivo, y quien también se ha dedicado al modelaje y hasta a la actuación en una telenovela, posó para las selfies, firmó autógrafos incluso en guantes que portaron un par de niños que asistieron al evento y, de paso, bromeó con los asistentes.

Goycochea observó un video en el que se destacaron sus logros como el subcampeonato en el Mundial de Italia 90, la conquista de la predecesora de la Confederaciones en 1992 y de la Copa América en 1991 y 1993.

"Es un dejo de nostalgia, lindo, son situaciones de vida, el futbol es una vocación, y siempre recorrer ese camino que soñamos desde tan pequeños", dijo, mientras veía a uno de los niños a quienes les firmó guantes.